El Pozo de la Perdición

posted in: Poemas | 6

En su búsqueda por la belleza que nunca encontró,

Se dejó llevar por la tentación–anhelando un ideal.

 

Y se dejó llevar, cayéndose hacia el pozo de la falsa belleza,

Y se dejó llevar, el pozo tan profundo que no pudo ver mas allá.

 

A la distancia, la vaga silueta de su ideal la motivaba,

La falsa belleza ante sus ojos un seductor que la raptó.

 

Y se dejó llevar, tropezándose en su propio sueño,

Y cayó al pozo, tan oscuro el pozo, y jamás de él salió.

 

La princesa, oh la princesa de los quince años que jamás verá el sol,

La princesa ahora en sus veinte que sigue esperando a la falsa belleza.

 

En su vestido de luto descansa tan bella, finalmente en paz sin la belleza que deseó.

La falsa belleza fue quien la mató. Descanse, princesa. Quizá en el más allá encuentre

La belleza que tanto anheló.

Todos los derechos reservados Pablo Andrés Wunderlich Padilla.

 

 

79fced9dfdd2ce1e8981d72ad878249c

 

Explicación del poema:

 

Como algunos sabrán, soy médico de profesión, artista de pasión. Mi medio son las palabras. En una velada larga y eterna, tuve el privilegio y la desdicha de cuidar a una paciente de 23 años de edad que sufría de una emergencia nutricional, es decir, por su anorexia y bulimia, su cuerpo había entrado en un estado severo de imbalance electroquímico, llevándola al borde de la muerte. A pesar de nuestros esfuerzos, no pudimos salvar, lastimosamente, a esta jovencita quien, por su afán de perseguir una ideal de belleza, decidió utilizar la inanición como medio para alcanzar su objetivo. Su muerte me impactó y por ello surgió este poema. Lo escribí a eso de las cinco de la mañana, tras haber orquestado al personal médico para hacer el intento de traerla de vuelta a la vida. Creo que lo más impactante, además de la muerte de una alma en busca de la belleza, fue la expresión facial del papá al lado de la cama. El señor estaba abatido. Y en esa mirada pude ver un sentimiento poderoso de culpabilidad. Hay algunos tormentos que jamás olvidaremos, y para mí este va a ser uno de aquellos que para siempre llevaré conmigo. Espero el poema te haya conmovido. Compártelo. Súfrelo. Gózalo.

 

Pablo.

6 Responses

  1. Wooooww Pablito, que bello y triste a la vez. Todos de alguna manera perseguimos falsas bellezas en la vida. Me duele el corazon de pensar en el duelo tan duro del padre. Que Dios nos ayude a reconocer y gozar la Verdadera Belleza! Gracias por conpartir algo de tu profesion y de tu Pasion.
    Berta

    • Paul Wunderlich

      Gracias por su comentario, Bertita. ¡Son situaciones duras! Hay enfermedades adquiridas sobre la cual uno no tiene control alguno. Pero enfermedades de la mente son difíciles de tratar. ¿A qué punto una enfermedad mental, tal como la anorexia, deja de estar en el control del individuo que la padece?

      – Pablo.

  2. Mary Balmont

    Hola Pablo

    Tu poema realmente me conmueve y se de lo que se trata, pues tuve la desdicha de padecerlo en carne propia con mi hija, afortunadamente, para nosotros si hubo solución y ella se ha recuperado y ahora doy abuela de 3 nietos,

    Sigue siendo tan creativo como hasta hoy.

    Mil gracias, por tus palabras.

    Saludos
    Mary Balmont

    • Paul Wunderlich

      Gracias por sus comentario, Mary. Es una experiencia impactante, y frustrante a la vez, ya que es difícil ayudar a alguien cuando esa persona no desea ayudarse a sí misma. Me alegro mucho que su hija haya salido adelante. ¡Que bendición!

      – Pablo.

  3. Muy buen inspiración, se ve que te afectó

  4. Luzvillegas

    Hola es muy triste que para el ser humano la belleza es importante cuando hay otras cosas más importantes como .llorar,reírse enojarse,contenterse vivir la vida conforme a la voluntad de dios y otras cosas que no ofrece la vida no se si me entienden no se expresar bien

Leave a Reply