Lapso de tiempo

posted in: Poemas | 2

 

Lapso de tiempo (dale play a la canción mientras lees)

 

Los extraño a todos, hoy y siempre, ayer y hoy. Mañana.

Al verlo tan pequeño, tan frágil: me necesita, me recuerdo.

 

Me recuerdo de vosotros: mis padres, de lo especial que sois,

Que fuisteis, que seguís siendo luego de tantos años.

 

Cuando veo a mi recién nacido, a mi primogénito,

Le felicidad que me causa es única, enorme, y especial.

 

Y entonces me recuerdo de vosotros, y me imagino cuando

Me tuvisteis, de cómo fueron aquellos momentos de gozo.

 

Me imagino a ti, mamá, cargándome en tus brazos: yo recién nacido.

Creciendo día a día, bendecido por tus besos, tus abrazos, tu amor.

 

Me imagino a ti, papá, protegiéndome día tras noche, yo recién dormido,

Mecido con tanto cariño que sería imposible cuantificar.

 

Y ahora me miráis tú a mi. Me veis meciendo a mi recién nacido,

Y no puedo evitar pesar en lo que debéis sentir.

 

¿Acaso no sois llevados al pasado a ver cómo vos me mecías a mí?

Y luego recapitulo y me doy cuenta de que todos fuimos bebitos.

 

Que todos: tú mamá, papá, esposa, hermano, suegra, suegro, fuimos así.

Pequeños, vulnerables, cuya voz era un grito y nada más.

 

Gracias a nuestros papás. Gracias a nuestros abuelos. Gracias a todos.

Piénsalo y verás. Estás viendo a los ojos al bebito, a la cría, al ser que

Pataleaba cuando tenía hambre, al que lloraba cuando se ensusiaba.

No teníamos voz. No tenías palabras. Nos necesitan. Ahora somos papás.

 

Me entristece pensar que algún día seré como mis papás.

Me alegra saber que algún día seré como mis papás.

 

Me entristece saber que mi hijo ya no será el bebito que es hoy.

Me alegra saber que mi hijo será una persona que enorgullece.

 

Entonces lo veo todo tan claro. Estamos destinados a capturar momentos,

A ver cómo el ciclo se repite y nos envuelve con tanto sigilo, que olvidamos.

No olvides. Jamás olvides que fuiste un bebito, y que mamá y papá

Corrían a verte, sonreían al verte, te amaban sin verte, cada vez que llorabas.

 

Todos los derechos reservados, Pablo Andrés Wunderlich Padilla.

2 Responses

  1. Irene Vela

    Hermoso poema, gracias por compartirlo. Saludos desde Guatemala.

  2. Tal cual, el ciclo sin fin. Será sin fin?
    Inspiración cargada de verdad, felicidad y aflicción.
    Vida pura!

Leave a Reply