Naufragios.

posted in: Poemas | 2

 

En una rama del árbol cerca a mi casa,
Anida el alma de una mariposa sin alas.

 

Vuela, sus besos salados se escapan,

El refugio de los santos es el silencio.

 

Mientras trepa la armonía del ocaso,

En una esquina la luz permanece.

 

Danza, cómo danza la fuerza ambarina solar.

Vuela, cómo vuela la ternura del viento estelar.

 

En una sonrisa cálida sin rostro, sin ojos,

Brilla el espíritu, la esencia del existir entre

Tú, yo, y nosotros.

P. A. Wunderlich.

2 Responses

  1. Antonio Cerban Schneider

    Magnifica poesia.

    • authorpaulwunderlich@gmail.com

      ¡Muchas gracias, Antonio! Un gusto que te pases por el blog. ¡Saludos! – Paul.

Leave a Reply