Morando en el Ocaso

posted in: Poemas | 2

Y todavía lo pienso, día y noche recuerdo la brisa,

Sus palabras una brocha de silencio, morando en el ocaso.

 

Y no te olvides de mí, de las cosas que dije sin pensar,

Más porque soy yo quien más se entristece cuando te recuerdo.

 

No hables, pero dime todo lo que piensas sin decir palabra,

Deja que el silencio sea tu párrafo, que el vacío sea tu amor.

 

Elusiva como la sombra del fantasma de la palabra sin sonido,

A veces te escapas de mi vigilancia, y sufro sin saber tu paradero.

 

Pero allá estás; siempre estás donde sé que encontraré:

Sentada al borde del acantilado, observando al sol ponerse,

Y lento, el fuego líquido se explaya sobre el horizonte.

Todos los derechos reservados, Pablo Andrés Wunderlich Padilla 2017.

 

2 Responses

  1. Irene Vela

    Hermoso poema, gracias por enviarlo. Saludos desde Guatemala.

Leave a Reply